De Tennesee a las Bahamas

por Jorge Fields

Templeton ostenta el título de «mejor selector de acciones del mundo del siglo XX».

En 1912 en un pequeño pueblo de Tennesee nació John Templeton. durante la gran depresión tras el crack del 29 estudió en Yale cubriendo sus propios gastos trabajando.

A pesar de haber vivido la peor época para ser corredor de bolsa él decidió que ese sería su destino y empezó a operar en 1939, justo al empezar la segunda guerra mundial.

Lo curioso es que John decidió llevar a cabo un experimento. Solicitó un préstamo para invertir y compró 100 acciones de todas las empresas que cotizaban en la Bolsa de Nueva York por menos de $1. Al hacer esto creó una cartera de 104 empresas por un valor de $10.400.

Al cabo de 4 años, 34 de las empresas en las que había invertido habían quebrado.

Sin embargo, las otras 66 habían crecido y mucho. Ello le permitió vender su cartera por $40.000, consiguiendo así una muy importante plusvalía.

Foto de John Templeton: Inversor y filántropo vía esBolsa.com

Este experimento le permitió darse cuenta de la importancia de la diversificación y de invertir en el mercado en su conjunto, a raíz de lo cual creó el primer fondo de inversión moderno.

La segunda innovación fue la de lanzarse a invertir fuera de su mercado conocido, Estados Unidos, de hecho su inversión más exitosa fue en Japón en 1960, y fue pionero en invertir en China y Rusia. En 1954 monta el fondo de crecimiento de Templeton en la que al haber invertido 10.000€ se habrían convertido en 2 millones en 1992. El éxito de su fondo de inversión le valió el título del «mejor selector de acciones del mundo del siglo XX».

En 1992 vendió y liquidó sus fondos consiguiendo 440 millones de euros para él. Renunció a la nacionalidad estadounidense, se convirtió en inglés, le nombraron lord y se retiró en el paraíso fiscal de las Bahamas. Desde allí se dedicó plenamente a su otra afición, la filantropía. Creó que el premio Templenton que podríamos definir como el nobel de la religión, siendo el premio anual que más dinero da a un individuo. La primera ganadora, fue Teresa de Calcuta.

Pero, ¿qué podemos aprender de John Templeton? Ya desde pequeño, cuando Templeton ganaba sus primeros sueldos corriendo de aquí para allá como chico de los recados, ahorraba la mitad de cada dólar ganado. Tenía las cosas claras. Para Templeton la receta para el éxito es simple: Con el tiempo uno puede ser rico si ahorra dinero mensualmente. Pero no poniendo las monedas o los billetes debajo del colchón, sino invirtiendo activamente.

By Jorge Fields

¿Te ha gustado esta historia?

Recibe en tu email todas las "Money Stories"

Diseño sin título (4).png