El codazo más rentable de la historia

por Jorge Fields

Imagina cometer el error más grande de tu vida y que en vez de perder acabes ganando más que nunca. Esta es la historia de Steve Wynn

Una de las cosas que puedes hacer cuando eres el dueño de varios casinos de Las Vegas es comprarte un Picasso.

Eso hizo Steve Wynn en el año 1997. Se gastó cerca de 48 millones de dólares en “El sueño”, el polémico cuadro del pintor malagueño.

Lo guardó durante durante varios años hasta que pactó su venta por 110 millones de dólares al magnate de Wall Street Steve Cohen. Iba a ser la venta de arte más cara de la historia hasta el momento.

Unos días antes de que la venta fuese efectiva el bueno de Steve Wynn invitó a sus amigos al Belaggio para ver el cuadro y contar su historia. Mala idea. Streve sufría retinitis, lo que le dificultaba calcular bien las distancias y en un extraño gesto atravesó el cuadro de los 110 millones con el codo.

Todo el mundo se quedó en shock, el lienzo de Picasso tenía ahora un agujero bien grande.

Steve mostró una épica entereza, y pidió a los asistentes que guardasen el secreto. No pudieron, pocos días después todo el mundo se enteró. Incluido el comprador que retiró la oferta.

Este es el cuadro de Picasso. Míralo 2 veces para entender por qué fue tan polémico

Muchos en esa situación nos habríamos venido abajo, pero Steve era un hombre de negocios americano y de Las Vegas así que hizo dos cosas. Lo primero contrató a los mayores especialistas del mundo para restarurar el cuadro. Quedó perfecto y se lo tasaron de nuevo en 85 millones de dólares. Lo segundo que hizo fue reclamarle a su aseguradora una indemnización por el valor de la diferencia entre el nuevo valor del cuadro y el precio al que se lo iba a vender a Cohen. Es decir 45 millones de dólares. La aseguradora le tomó por loco y Steve les llevó a juicio. Y, cosas de americanos, al final la aseguradora pagó.

Ahora steve tenía un cuadro valorado en 85 millones que compró a 48 y 45 millones en el bolsillo. Una jugada redonda.

Steve Wynn junto a uno de sus mejores amigos.

La mujer de Steve le decía que esto era una señal del destino para que no se deshiciese del cuadro pero 7 años más tarde, en 2013 Steve vendió por fin el cuadro a Cohen por 155 millones de dólares.

¿Qué podemos aprender de este caso extremo?

Uno de las mayores dificultades que tenemos como inversores es luchar contra nuestro instinto de abandonar cuando las cosas van mal.

Como los fondos que vendieron con miles de millones en pérdidas durante la crisis de las subprime o los particulares que prácticamente regalaron sus pisos en lo más profundo de la crisis inmobiliaria en España.

El instinto de conservación y el miedo irracional a perder todo el valor del activo nos lleva a deshacernos de él antes de tiempo, ignorando nuestro plan inicial y el largo plazo.

¡Seamos pacientes y fríos ciñéndonos siempre a nuestro plan!

By Jorge Fields

¿Te ha gustado esta historia?

Recibe en tu email todas las "Money Stories"

Diseño sin título (4).png