El coraje de Tepper

por Jorge Fields

Corría el año 2009 y la crisis de las subprime había aniquilado los mercados financieros, el Dow Jones tocaba mínimos y algunos de los más grandes bancos, como Lehman Brothers, habían cerrado sus puertas para siempre.

El clima iba cada vez peor, la confianza en los bancos americanos era nula. Se hablaba incluso de nacionalización. Cada día salía a la luz un nuevo “trapicheo” de alguno de los grandes. Todo olía muy mal. Todos los brokers vendían sus acciones, incluso con grandes pérdidas.

Pero un señor, un ex analista de crédito de Goldman Sachs llamado Tepper decidió hacer todo lo contrario.

Hasta ese momento Tepper, que al salir de Goldman había montado un pequeño fondo, había conseguido una rentabilidad promedio del 30% pero de forma muy volátil. Nadie entendía muy bien a qué jugaba. Y ya para descolocar aún más a todo el mundo, a principios del 2009 decidió comprar acciones de los principales bancos americanos.

Mientras todo el mundo huía, mientras los analistas pronosticaban más quiebras, Tepper, con un par, se la jugó con todo el dinero que consiguió que le prestaran.

Los empleados llevan el logotipo corporativo de Lehman Brothers en una venta de arte propiedad del banco de inversión colapsado en Londres en 2010 vía NewStatesman

Se dice que adquirió participaciones de Citigroup y Bank of America a menos de un dólar (Citigroup está a 81$ dólares ahora) además de aproximadamente 1.000 millones de dólares en valores e hipotecas de AIG a 9 centavos de dólar.

Y se sentó a esperar.

Tan solo en el propio 2009 vio cómo las acciones empezaron a subir, se duplicaron, se triplicaron, y las de Bank of America hasta se cuadruplicaron ese mismo año.

Para que nos hagamos una idea al final de 2009, solo con ese movimiento con los bancos su fondo había ganado 7.000 millones de dólares en la que probablemente haya sido la mejor operación de la historia.

El movimiento fue tan valiente, o tan loco, que se ha convertido en leyenda. Ese 2009 Tepper se llevó personalmente a su casa, a su cuenta, 4.000 millones de dólares.

Foto vía Bloomerang

En los años posteriores ha seguido invirtiendo exitosamente, por ejemplo en 2014 ganaba 400.000 dólares...por hora.

¿Qué podemos aprender de todo esto? Pues que ni tú, ni yo, ni prácticamente nadie en el mundo vamos a ser como Tepper. No, imposible, no va a ocurrir. Hay que tener mucho cuidado con las historias de éxito, con las leyendas, con lo que parece salir bien. Aterricemos, pensemos con claridad. Cuando invirtamos seamos conscientes de que la mayoría de las personas acaba perdiendo dinero, y que con una rentabilidad del 10% podemos estar más que contentos.

Así de dura es la vida, pero es mejor así. Nosotros seguiremos aquí en club de inversiones para ayudarte a formarte y a conocer productos financieros con los que jamás obtendrás la rentabilidad de Tepper, pero seguirá siendo mucho más de lo que a día de hoy te da el banco de la esquina. Como decía Antonio Gala, no soy pesimista, soy un optimista bien informado.

By Jorge Fields

¿Te ha gustado esta historia?

Recibe en tu email todas las "Money Stories"

Diseño sin título (4).png