Gordon Gekko en Tres Cantos

por Jorge Fields

Durante muchos años hemos vilipendiado al capital, pero no todos son así, cada vez hay más figuras que nacen con objetivos más nobles como los search funds.

Érase una vez una pyme española del sector de artes gráficas, creadora de trabajo y de riqueza y razonablemente sólida. Se llamaba Unipapel y había nacido de la fusión de tres empresas familiares en 1976. Aquella no era en absoluto una época fácil en nuestro país: ni en lo político -todavía con la dictadura coleando- ni en lo económico -en medio de una durísima crisis-. Pero Unipapel supo salir adelante: se expandió (saliendo a bolsa en 1986 y absorbiendo otras empresas) y consiguió una cuota de mercado muy relevante.

Ésta era la situación hasta hace poco. Incluso había atravesado por la terrible crisis reciente sin daños insalvables. Pero la cada vez más exigente competencia internacional condujo a la venta de la división industrial a Springwater Capital, un fondo de capital riesgo con sede en Ginebra que no ha sido precisamente agua de primavera para la empresa adquirida.

Fábrica de la empresa Unipapel en Tres Cantos (Aspa)

La rentabilidad sí que resultó abrumadora para el fondo comprador, parece que sólo ha llegado a desembolsar una pequeña parte de la módica cantidad estipulada (16 millones de euros). Las primeras declaraciones de Springwater, con todo, fueron esperanzadoras: habían venido para fortalecer, rentabilizar y potenciar la empresa. Los hechos, sin embargo, pronto las desmintieron: Springwater paró poco a poco la producción, no compró más stock, utilizó esa caída para hacer un ERTE y básicamente destruyó y liquidó la empresa en favor de otras sociedades del grupo. Al más puro estilo Gordon Gekko en Wall Street.

Resulta curioso que 33 años (sí, 33) del estreno de la película todavía veamos estas situaciones. También es una parábola muy ilustrativa del daño que puede hacer el capitalismo mal entendido.

Gordon Gekko en Wall Street

¿Y qué podemos aprender de esto? Pues que en inversión no todo es blanco o negro, y que durante muchos años (aunque es verdad que se lo ganaron a pulso en 2008) hemos vilipendiado al capital, les hemos llamado de todo, de buitres para arriba, especialmente en esta parte de compra venta de empresas y otros activos.

Pero no todos son así, cada vez hay más figuras que nacen con objetivos más nobles como los search funds pero es cierto que quedan muchos años hasta que la gente pueda dejar de asociar el dinero, el capitalismo y la adquisición de empresas como algo especulativo y negativo. Ya se sabe, una vez maté un perro y ahora me llaman mataperros.

By Jorge Fields

¿Te ha gustado esta historia?

Recibe en tu email todas las "Money Stories"

Diseño sin título (4).png